Ciudad de México. La cantante y compositora Vivir Quintana es una mujer de resistencia, guerrera, consciente de que los resultados exitosos o positivos de soñar, trabajar y superar retos se sustentan en el amor, la congruencia, la disciplina y la férrea voluntad.

La autora del himno feminista Canción sin miedo habló a propósito de su concierto del 16 de febrero en el Lunario del Auditorio Nacional, así como de la violencia de género y la situación de la mujer en la actualidad, así como de su proceso creativo y su activismo en defensa de los derechos humanos.

Después de lanzar esa canción, hace cuatro años, “tuve que aprender muchas cosas y estudiar bastante, así como ser congruente entre mi vida personal y la pública tras dar a conocer este tema, entre otros que difundía; me di cuenta en mis redes sociales y con mis amigos que sí estaban cambiando las cosas, aunque fuera un poquito… un día en la Feria del Libro en el Zócalo se me acercó una joven y me dijo: ‘oye, gracias a ti, mi abuelo ya está encarcelado porque era mi violador; eso sucedió luego de que te escribí y me dijiste qué hacer’”.

Quintana afirmó: es muy importante que una chica sepa que es importante su voz, así como denunciar a su violentador.

Sostuvo que como mujer creativa, sobre todo en este momento, en el que hay tanta confusión de pensamientos y creencias, considero que nosotras estamos haciendo algo más grande, no como diosas, sino como mujeres resistentes y guerreras en un país, donde, aunque veneramos a deidades femeninas, hay homicidios a diario. Es algo contradictorio creer que las mujeres somos divinidades, pero más allá de dar vida, estamos dando guerra y pelea para que el Estado, el público y la sociedad nos vean como personas que necesitamos respeto.

Quintana comentó que Canción sin miedo tiene su continuación en el álbum Te mereces un amor, que incluye 14 temas; unos los escribí antes de esa canción, otros después y me di cuenta de que todos tienen el mismo hilo conductor: tratar de levantar la conciencia a través de la música”.

Además, destacó, “entendí que Canción sin miedo formaba parte de mi misma función y de la de las personas a mi alrededor, sobre todo de las compañeras, porque aprendí a construirla por mis amigas, por salir a marchar y pensar qué podríamos hacer para mejorar el contexto social”.

Sintetizó: “Te mereces un amor surge de las pláticas con las amigas, dentro y fuera de la marcha del 8M y del activismo, de decir nos merecemos tener relacionas sanas, porque si las tienes contigo, tanto hombres como mujeres difícilmente violentaremos a otra persona o dejaremos que nos violenten”.

Añadió: actualmente hay muchos compositores que tratamos de tener estas narrativas porque sabemos que dentro de la música, de todos los géneros, existe esta violencia disfrazada de romanticismo.

En torno a la letra de ¿Quién cuida al pueblo?, Quintana contó que hace referencia a todos los luchadores y luchadoras que hacen una labor importante por los derechos humanos; tras un curso entendí que te haces defensora si te interesa alguna injusticia que sucede a una persona cercana. A veces creemos que sólo por salir a la calle, te siga un montón de personas y te pares ante un dirigente para exigirle, ya lo eres. Ser defensora de derechos humanos es que te interese la injusticia que vive quien tienes a un lado y puedes hacer algo por esa persona. No somos enemigas ni enemigos de los dirigentes que tiene el país, sino, al contrario, debemos ser aliados y aliadas.

“Las mujeres estamos dando guerra para que el Estado y la sociedad nos vean con respeto”, dice la cantante. Foto tomada de su Facebook

Montaña de emociones

Acerca del concierto en el Lunario, que tendrá varios invitados y promete ser una experiencia transformadora, Quintana aseguró que será una montaña rusa de emociones, que llevará a los asistentes a un viaje que va más allá de las melodías, tocando corazones y generando reflexiones profundas.

Quiero que los asistentes sean los protagonistas y se sientan contentos en un concierto lleno de amor, de experiencias; va a ser emocionante sobre todo por el contexto social que vivimos.

La cantante, nacida en Francisco I. Madero, Coahuila, en 1985, se ha convertido en símbolo del movimiento feminista y su himno se ha escuchado poderoso en distintos foros, mediante el cual se han multiplicado las voces para protestar sobre los feminicidios que sacuden al país, así como en otros lugares alrededor del mundo con la misma problemática.

Enfocada en abrir brecha a otras mujeres, He tenido la oportunidad de cambiar mi perspectiva sobre mis malas y negativas experiencias y espero que de ahora en adelante todas sean bonitas. Busco dejarle a las compañeras que vienen detrás, a aquellas que quieren ser escuchadas y autogestivas, un apoyo para que tengan otra cara de la moneda en esta industria, concluyó.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.