Ciudad de México. Las intermitencias por más de 36 horas en el sistema de despacho de mercancías paralizaron parte del comercio internacional en el país y, de manera preliminar, se espera que tome una semana desahogar el cuello de botella.

Este jueves cientos de tráileres comenzaron a avanzar en los recintos aduaneros, mientras la Agencia Nacional de Aduanas México (ANAM) informó que se está realizando una evaluación integral del sistema y aguardó hasta última hora una explicación completa de lo sucedido.

Luego de día y medio de intermitencias en el sistema para procesar el despacho de mercancías, la noche del 7 de febrero la aduana de Nuevo Laredo informó que, por instrucciones del área central, a partir de las 22 horas se suspenderían totalmente las operaciones en el área de carga del Puente Internacional III de Comercio Mundial, por el que se estima pasa 40 por ciento del intercambio de bienes entre México y Estados Unidos, que en un día promedio es de mil 300 millones de dólares.

La parálisis se prolongó al menos 9 horas. Una nueva circular a usuarios daba cuenta que desde las 7 de la mañana se reabrió la plataforma de exportación y se restablecieron los horarios habituales. Sin embargo, el sistema se mantuvo lento. La falla, cuya visibilidad estalló en este punto fronterizo, no sólo se replicó a lo largo de la franja entre México y Estados Unidos; despachos aduaneros por tierra, aire y mar avanzaban a cuentagotas por la falla en el sistema.

Pérdidas en Texas alcanzan 660 mdd

Al menos 20 mil operaciones de exportación e importación fueron suspendidas en el Puente Internacional de Nuevo Laredo. El alcalde de Laredo, Texas, Víctor Treviño, señaló que sólo en el lado estadunidense, las pérdidas económicas sumaron 660 millones de dólares. A medio día comenzaron a avanzar los camiones de carga varados desde el miércoles, pero el tránsito fue lento y las filas se llegaron a extender hasta 24 kilómetros.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) señaló que hasta el momento no tiene un estimado de las pérdidas causadas a los distintos sectores industriales por el cierre del Puente Internacional. El mayor problema es que mucha de la mercancía paralizada por horas es perecedera, por lo que existen graves consecuencias en la seguridad alimentaria, alertó.

Sobre este punto, el Consejo Mexicano de la Carne lideró la crítica. Las autoridades no han dado certeza de cuando se restablecerá la operación, ni las causas de las fallas. Estos serios retrasos en importaciones y exportaciones generan pérdidas para toda la cadena de valor de los diferentes sectores con un impacto en el consumidor final; ya que de no resolverse podría darse un problema de abasto de materias primas para la producción de alimentos.

En el transcurso del jueves se restableció de manera paulatina el proceso de despacho de mercancías en las aduanas de Tijuana, Baja California; Manzanillo, Colima; Nuevo Laredo, Tamaulipas, y Ciudad Juárez, Chihuahua, informaron autoridades de esas entidades.

Dada la lentitud del sistema y el rezago ya acumulado, restablecer el flujo del servicio podría tomar una semana. En el Puerto de Manzanillo había cientos de vehículos de carga esperando para pasar, por lo que las autoridades del recinto portuario anunciaron la ampliación de horarios de servicio para agilizar trámites a partir de este jueves y hasta el 13 de febrero.

En la puerta de la garita de Otay, en Tijuana, los contratiempos iniciaron de manera intermitente el martes y la parálisis total se hizo evidente el miércoles. Decenas de camiones hicieron largas filas, informó Guadalupe Sandoval, presidenta de la Asociación de Transportistas Independientes de Baja California AC.

Dora Villanueva, Alejandro Alegría, Mireya Cuéllar, Juan Carlos Flores, Carlos Figueroa, Rubén Villalpando y Jesús Estrada

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.