Washington. La sonda estadunidense Odiseo, que permanece en la Luna desde hace casi una semana, será puesta en reposo en breve al término de su misión principal, considerada un “éxito” por la NASA y su desarrolladora Intuitive Machines, pese a algunas dificultades.

Odiseo se convirtió el jueves pasado en la primera sonda privada en alunizar y la primera nave espacial estadunidense en hacerlo desde el fin del programa Apolo en 1972.

Sin embargo, se posó de lado sobre la superficie lunar después de un descenso accidentado. A pesar de ésto, “recibimos datos de todos los cargamentos, privados y de la NASA”, dijo en conferencia de prensa Steve Altemus, director ejecutivo y cofundador de la firma Intuitive Machines, basada en Houston, Texas, que desarrolló el aparato.

La sonda se alimenta de electricidad gracias a sus paneles solares, pero estos no están expuestos de forma óptima a la luz del Sol, pues no hubo un alunizaje en vertical. Actualmente opera con la energía solar que consigue, pero, con la llegada de la noche lunar, el módulo de aterrizaje será ‘puesto a dormir'”, comentó Altemus.

Pese a los contratiempos, “la misión que hemos llevado a cabo ha sido un gran éxito hasta ahora”, precisó el directivo, e incluso anunció que Intuitive Machines intentará volver a encender a Odiseo “en dos o tres semanas”, después del paso de la noche lunar.

Aunque es muy incierto si el dispositivo o sus baterías sobrevivirán al frío glacial que está a punto de comenzar.

 

– Pata rota –

Una impresionante fotografía publicada el miércoles ilustra los desafíos encontrados: muestra al menos una de las seis patas de la sonda rota en el momento del aterrizaje, mientras el motor aún encendido levanta el polvo lunar.

Un fallo en el sistema de navegación del módulo de aterrizaje complicó su descenso final. Se acercó al suelo demasiado rápido, con un movimiento horizontal inesperado.

Debido a que Odiseo está ubicada en una ligera pendiente y posiblemente apoyada en uno de sus tanques en un lado, está inclinada unos 30 grados, según Intuitive Machines. Otra imagen, en la que se aprecia la punta de la sonda y la oscuridad de un cráter cercano, confirmó esta posición.

Una pequeña nave equipada con una cámara llamada EagleCam, desarrollada por la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle, fue eyectada de la Luna para intentar tomar una fotografía de su exterior, pero no pudo proporcionar la tan esperada toma.

 

– Datos científicos –

Esta misión, aunque privada, se realizó en gran medida gracias a la financiación de la NASA (118 millones de dólares), que había encargado a Intuitive Machines el transporte de seis instrumentos científicos a la Luna.

“Odiseo es un éxito desde el punto de vista de la NASA”, dijo el miércoles a la prensa Bill Nelson, director de la agencia espacial estadunidense. Los científicos ya han comenzado a examinar las ondas de radio grabadas desde la Tierra, utilizando uno de los instrumentos.

Otro aparato no pudo analizar la cantidad de polvo levantado durante el descenso como estaba previsto, pero aun así pudo encenderse una vez en el suelo.

Odiseo es la sonda que aterrizó más al sur de la Luna. La NASA quiere explorar esta región antes de enviar allí a sus astronautas como parte de sus misiones Artemis.

El polo sur lunar es de especial interés para las grandes potencias porque podría contener grandes cantidades de agua en forma de hielo. Esta agua podría aprovecharse para producir combustible para naves espaciales o satisfacer las necesidades de los astronautas en el sitio.

 

– Economía lunar –

Intuitive Machines tiene planeadas dos misiones lunares más este año. Todos forman parte del nuevo programa CLPS de la NASA, que ha encargado a varias empresas el transporte de su equipamiento científico, para poder realizar el viaje con más frecuencia y por menos dinero que si lo hiciera ella misma.

La agencia espacial estadunidense también pretende estimular el desarrollo de una economía lunar capaz de sustentar una presencia humana sostenible en la Luna, uno de los objetivos del programa Artemis.

Más de 50 años después de la última Apolo, “la gente se ha preguntado” por qué posarse en la Luna es “tan difícil”, comentó Altemus, de Intuitive Machines.

Observó varias diferencias entre las misiones pasadas y actuales: financiación limitada, un calendario ajustado y aterrizaje mucho más lejos del ecuador. “Hemos transformado fundamentalmente las limitaciones económicas de un alunizaje”, afirmó director general de esa empresa, fundada en 2013.

“Hemos abierto la puerta a una economía lunar sólida y próspera en el futuro”, agregó.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.