Joshua Schulte, un ingeniero de software de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), quien fue condenado por llevar a cabo el mayor robo de información clasificada en la historia de la agencia, y de cargos relacionados con la posesión de imágenes del abuso de menores, fue sentenciado a 40 años de prisión este jueves, informó el diario británico The Guardian.

La sentencia por 40 años a cargo del juez de distrito, Jesse Furman fue por “crímenes de espionaje, hackeo, desacato, realizar declaraciones falsas a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y posesión de pornografía infantil”, señalaron los fiscales federales en su declaración. El juez no impuso una sentencia de por vida como pedían los fiscales.

Schulte fue condenado en julio de 2022 por cuatro cargos de espionaje y hackeo y uno por mentir a los agentes de la FBI, luego de filtrar materiales clasificados a Wikileaks en la llamada filtración Vault 7, una serie de documentos que Wikileaks comenzó a publicar el 7 de marzo de 2017.

Los documentos de Vault 7 informaban como la CIA espiaba a gobiernos extranjeros, a posibles extremistas y otros individuos ejerciendo vigilancia electrónica así como de las redes de sus computadoras.

En agosto pasado un juez, confirmó la condena casi en su totalidad. Los fiscales calificaron las acciones de Shulte como “la mayor violación de datos en la historia de la CIA y la transmisión de la información robada a Wikileakse una de las mayores divulgaciones desautorizadas de información clasificada” en la historia estadunidense. Ningún representante de Schulte estuvo disponible para hacer comentarios al respecto, informó el rotativo.

Los fiscales también dijeron que Schulte recibió miles de imágenes y videos de abuso sexual de menores, y que encontraron el material en el departamento de este hombre en Nueva York en un contenedor encriptado con tres capas de passwords, durante las investigaciones de la CIA.

La inteligencia estadunidense enfrentó una gran vergüenza en 2017 luego de que Wikileaks publicó los documentos confidenciales de la CIA detallando las herramientas utilizadas para interferir teléfonos, aplicaciones de comunicación y otros aparatos electrónicos.

Los miles de documentos filtrados revelaron las técnicas de hackeo y como la CIA cooperaba con la inteligencia británica para utilizar las televisiones inteligentes y convertirlas en improvisados aparatos de vigilancia.

Según analistas, el escándalo generado por los documentos de Vault 7 volvió a poner el foco de atención sobre la inhabilidad de las agencias de espionaje estaunidense para proteger documentos secretos en la era digital.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.