Acapulco, Gro. Las tribunas de la Arena GNP por fin lucieron nutridas. A diferencia de otros días de la semana el aforo alcanzó 70 por ciento de su capacidad para presenciar la final de singles del Abierto Mexicano de Tenis entre Alex de Miñaur y Casper Ruud.

Acapulco cumplió tras la desgracia provocada por Otis. En una noche fresca en el puerto los aficionados respondieron y atestiguaron el bicampeonato del australiano De Miñaur, quien se coronó con parciales de 6-4 y 6-4.

A Casper le quiero decir que es un gran jugador muy respetado en el circuito, gracias por un gran duelo. Acapulco es mi segunda ciudad favorita en el mundo, declaró el vencedor, quien sumó su octavo título y es el primer bicampeón en doce años.

Perfecto, así fue el paso del número nueve del mundo en el torneo ATP 500. Tanto como sus servicios a 200 kilómetros por hora y una derecha privilegiada que por momentos confundía a su rival.

Con un rompimiento tempranero inició su camino rumbo al Guaje de Plata. Y aunque Casper intentó darle alcance, no logró reponerse de la desventaja.

En las tribunas se libraba otra batalla entre quienes alentaban al australiano y quienes le apostaban a la sorpresa con Ruud.

La historia fue distinta en el segundo parcial cuando De Miñaur tuvo que remontar un quiebre del noruego. Al final, la explosividad del monarca vigente se impuso.

Por su parte, el europeo perdió su segunda final en México tras caer en Los Cabos con Jordan Thompson la semana pasada.

Fue un placer venir y dar un poco de luz a esta ciudad. Acapulco brillará más ahora. Hasta el año que viene, añadió el bicampeón.

El paso de Ruud por los torneos de cancha dura en México (Los Cabos, Acapulco), han sido un acierto pues ha conseguido sumar importantes puntos. Hasta ahora acumula diez títulos de los cuáles nueve han sido en arcilla.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.