Ciudad de México. Todas las propuestas en materia de salud que se han desplegado en las campañas presidenciales apuestan a la universalidad, ya sea con participación exclusivamente pública o con el respaldo de privados. Sin embargo, el cómo financiar esta cobertura ha quedado en la ambigüedad, en la repetición de fórmulas que no se han probado efectivas, incluso no se ha expuesto de dónde saldrían los recursos para lograrla, expuso el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Actualmente se gasta menos de 3 por ciento del PIB en los diferentes sistemas de salud que hay en México, mientras la recomendación internacional está en 6 por ciento y, de acuerdo con proyecciones por la transmisión demográfica, los requerimientos presupuestarios de salud en el país podrían alcanzar los 10 puntos porcentuales de lo que genere la economía entre 2030 y 2035.

Actualmente, el gasto en salud se encuentra por debajo de lo que se destina a pensiones o al costo financiero de la deuda. Entre los rezagos que acarrea el sistema se encuentran el bajo nivel de inversión a pesar de las reformas aprobadas; la desigualdad entre personas con y sin seguridad social –por ejemplo, en Pemex el gasto per cápita es 7.8 veces el destinado a una persona en IMSS-Bienestar– y la ausencia de una fuente de financiamiento sostenible que considere la situación demográfica y epidemiológica actual, expuso el CIEP.

Judith Méndez, especialista en salud y finanzas públicas del CIEP, explicó que esta administración prometió crecer el gasto hacia salud en uno por ciento, pero esa meta no se logrará. Aún con lo presupuestado para 2024, si es que se gasta de acuerdo a lo planeado, esta meta quedará en un avance de sólo 0.6 por ciento. Con el cambio de administración y una serie de propuestas que de nueva cuentan anuncian la gratuidad, la investigadora expuso las falencias en el cómo se financiarán estos programas.

Claudia Sheinbaum, candidata de la coalición Sigamos Haciendo Historia (Morena, Partido del Trabajo y Partido Verde Ecologista de México), propone la afiliación desde el nacimiento al Servicio Público de Salud para el Bienestar, que incluye vacunas, cuidados preventivos, atención médica, estudios de laboratorio, cirugías, y medicamentos gratuitos.

Lo expuesto por Sheinbaum asume que se propone financiar esta gratuidad al nacimiento con un continuo de la “austeridad republicana”, que fue bandera de esta administración, y con la digitalización del gobierno, así como con una política de “creo corrupción”. Mendez anotó que por lo menos entre 2018 y 2024 estas medidas no han sido suficientes en aumentar el presupuesto y esto se refleja en una menor atención.

En cuanto a Xóchitl Gálvez, la candidata de Fuerza y Corazón por México (PRI, PAN y PRD), se propone un Sistema de Salud Integral que dé servicios públicos, sociales y privados. Se podrá recibir atención pública o privada de manera indistinta a través de una “Tarjeta Mi Salud” para atenderse en la clínica que quieran y recibir todas las medicinas y todos los tratamientos.

El CIEP expuso que brindar este tipo de atención implicaría un aumento de un punto porcentual del PIB en el gasto, pero la candidata no ha especificado de dónde saldrán los recursos para financiar este tipo de cobertura.

Jorge Álvarez, candidato de Movimiento Ciudadano, ha propuesto un Sistema de Salud para garantizar el acceso universal y tratamientos médicos completos, con mayor presupuesto, mejores condiciones laborales, mejor infraestructura y servicios de calidad; así como participación regulada del sector privado. Esto a través de “garantizar la viabilidad financiera”, no se especifica cómo, y rediseñando el esquema de cuotas obrero patronales, recopiló el CIEP.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.