Washington. El Banco Central de Estados Unidos debe proceder con cautela a la hora de decidir cuándo empezar a recortar las tasas, dijo el lunes la gobernadora de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Lisa Cook, citando el difícil equilibrio entre los peligros de relajar la política monetaria muy pronto y los de avanzar muy despacio.

Con una inflación a la baja, pero todavía elevada, y un mercado laboral todavía fuerte, “los riesgos para alcanzar nuestros objetivos de empleo e inflación se están equilibrando mejor”, dijo Cook en unas declaraciones preparadas para un acto organizado por la Universidad de Harvard.

“No obstante, restablecer plenamente la estabilidad de precios puede requerir un enfoque prudente de relajación de la política monetaria a lo largo del tiempo”.

La senda de reducción de la inflación de vuelta al objetivo del 2 por ciento de la Fed “ha sido accidentada y desigual”, dijo, “pero un enfoque cuidadoso en los nuevos ajustes de la política monetaria puede garantizar que la inflación vuelva de forma sostenible al 2 por ciento, al tiempo que se procura mantener la fortaleza del mercado laboral”, con una tasa de desempleo actual del 3.9 por ciento.

Las declaraciones de Cook no indicaron cuándo cree que podría ser apropiado un recorte inicial de las tasas ni el ritmo al que, en su opinión, debería proceder la Reserva Federal una vez que decida bajar su tipo de interés de referencia a un día.

En una reunión de política monetaria celebrada la semana pasada, los funcionarios de la Reserva Federal estimaron que este año se justificarían tres recortes de un cuarto de punto porcentual, y los inversores esperan en general la primera baja en junio.

Cook dijo que espera que la inflación siga disminuyendo en el caso de la vivienda, una parte clave del aumento de los precios que últimamente ha disminuido más lentamente que el año pasado.

El índice de precios de los gastos de consumo personal, excluidos los precios de los alimentos y la energía, aumentó a un ritmo anual del 2.8 por ciento en enero, y en sus proyecciones más recientes los funcionarios de la Reserva Federal veían que sólo disminuiría al 2.6 por ciento a finales de este año.

Los recientes aumentos de productividad también podrían permitir a la economía seguir creciendo por encima de la tendencia sin reavivar la elevada inflación observada en 2021 y 2022, dijo Cook.

No obstante, Cook afirmó que “el riesgo de relajar la política monetaria mucho o muy pronto es que podría permitir que la inflación se afiance por encima del objetivo y detenga el progreso que hemos visto (…) Una relajación demasiado tardía también podría causar daños innecesarios al frenar la economía y privar a la gente de oportunidades económicas”.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.