Ciudad de México. Ante el enfriamiento de las expectativas de próximas bajas de las tasas de interés, el dólar opera débil en el arranque de la última semana de febrero, y el peso mexicano opera estable.

En la apertura de los mercados americanos, la moneda mexicana opera en alrededor de 17.0990 unidades por dólar; mientras que el índice del dólar, que mide el comportamiento de la moneda estadounidense frente a una canasta de seis monedas internacionales, se deprecia 0.19 por ciento, para operar en 103.655 unidades, antes de los ajustes que puedan provocar las cifras de inflación.

Los inversionistas esperan esta semana más datos de inflación, como el de Japón, previstos para mañana martes, unas cifras que serán claves para evaluar la continuidad de los récords históricos que registra el Nikkei de la Bolsa de Tokio, ampliados en la jornada de hoy otro 0.35 por ciento, consideraron analistas.

Asimismo, los mercados financieros esperan conocer el indicador de inflación de Estados Unidos preferido de la Reserva Federal (Fed).

El deflactor subyacente de consumo privado se publicará el jueves, con la previsión de un incremento mensual del 0.4 por ciento y anual del 2.8 por ciento. Sus cifras pueden aumentar o disminuir las expectativas de un retraso en el inicio de las bajas de tasas de interés por parte de la Fed. De momento, los mercados han aplazado a junio o incluso julio el primer ajuste en las tasas de la Reserva Federal. Y solo un día después de los datos de Estados Unidos, el viernes, se conocerá el índice de precios al consumidor (IPC) de la eurozona, precisaron reportes de especialistas económicos.

En Wall Street, los futuros operan marginalmente al alza, en espera de que la temporada de reportes financieros al cuarto trimestre de 2023 quede por concluida esta semana.

El retraso previsto en las rebajas de tasas consolida la última escalada en los intereses de la deuda. La rentabilidad exigida al bono estadounidense a 10 años se mantiene por encima del 4.20 por ciento.

Por su parte, el precio del petróleo pone freno a sus recientes subidas. El barril de Brent se repliega en los 80.75 dólares, una caída de 0.10 por ciento, a medida que se afianza la expectativa de un retraso del descenso de tasas. El barril tipo West Texas, de referencia en Estados Unidos, se sitúa en el entorno de los 76.41 dólares.

El descenso del petróleo se extiende a las cotizaciones del oro y del bitcoin. El metal precioso baja por momentos de los 2 mil 41 dólares la onza, mientras que en el mercado de criptomonedas el bitcoin activa el freno en los 51 mil 261 dólares.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.