Los rostros de Arturo Ripstein, Felipe Cazals, Ignacio López Tarso, Gabriel Retes, Diana Bracho, Luisa Huertas y Ana Claudia Talancón, entre otros, se incluyen en el libro Mexicanos en el cine, una visión personal del fotógrafo Fernando Aceves sobre quienes forman parte de toda esa maquinaria que es el mundo del séptimo arte.

En la publicación, que se presentó la noche del miércoles en la Cineteca Nacional, el artista capta el gesto, la mirada y la sonrisa de actores y directores, pero también de técnicos y de la gente de vestuario y maquillaje. El trabajo de Aceves proyecta la fuerza y relevancia del cine de mexicanos para el mundo, el cual ha dejado huella desde la época de oro.

Fernando Aceves, quien cuenta con una obra sólida e interesante desde hace 33 años, en entrevista con La Jornada expresó que en el retrato he encontrado una manera muy apasionante de establecer un diálogo en silencio con mi sujeto, porque muchas de las fotografías fueron hechas por el personaje, hubo cierta sinergia. Al final la intención es mostrar a una persona con su propio carácter.

Agregó que la idea fue retratar a alguien tal cual en su vida cotidiana, en sus propios entornos, quizá sí en muchos de los casos mirando a la cámara, pero sin sacarlos de sus atmósferas. La intención es que el espectador sienta que ha llegado a la intimidad de los retratados. Este libro con figuras del cine surgió de manera natural, después de las publicaciones que hice con personajes del jazz y del rock, sólo extendí mi trabajo a la cinematografía.

El artista, quien inició su carrera como fotógrafo de músicos y documentalista del rock en el país, indicó que su libro enriquece la memoria del séptimo arte y será una referencia de esta época con figuras como Rodrigo Prieto, Alejandro González Iñárritu, Jorge Fons, Guillermo del Toro.

La edición, que se realizó entre el 2018 y 2023, reúne imágenes de 186 personajes ligados a la industria fílmica. El ensayo fotográfico está construido con instantes y magia captados por Aceves, quien hace una valiosa entrega para el acervo cultural.

Aceves recordó que la primera fotografía para el libro fue una de Guillermo del Toro, que se dio en el contexto de Festival Internacional de Cine de Guadalajara, en la edición en la que se inauguró una sala con su nombre. Él, entre divertido y sorprendido, observaba un documental que hizo en los años 80, y esto fue una motivación suficiente para continuar con el proyecto, después de ese retrato no había marcha atrás, fue muy buen augurio.

En la charla con este diario, el fotógrafo adelantó que planea montar una exposición con algunos de los retratos que se incluyen en el libro en los accesos en la Cineteca Nacional y en la del Centro Nacional de las Artes. Consideró importante mostrar los rostros de los personajes cinematográficos en gran formato, ya que el libro fue pensado con base en una filosofía análoga en este mundo digital, en el que cada vez es más difícil realizar publicaciones de fotografía. Así que este proyecto cumple la misión de volver a lo tradicional: mirar una imagen en papel y no la pantalla de una computadora o de un celular.

En la presentación realizada en la Sala 4 de la Cineteca Nacional se contó con la participación de Nicolás Echevarría, premio nacional de las Artes de México; la actriz Marina de Tavira; Nelly Rosales, editora del grupo Conexión, y del crítico de cine Leonardo García Tsao. También asistieron Julieta Egurrola, Lumi Cavazos, Dolores Heredia, Tonatiuh Martínez, Carlos Marcovich y Roberto Sosa, entre otros.

En su intervención, Marina de Tavira dijo que Fernando en su libro regala “historias que no conocemos, y que se revelan a través de su mirada, en ese instante único, efímero y perpetuo que es la fotografía, nos ofrece una nueva experiencia estética para conocer las historias dentro de las historias.

Desde mi punto de vista, la fotografía se acerca a sobre todo a la poesía, parte de la cosa en sí, para abrirse a la multiplicidad de la metáfora, en esos instantes detenidos en el tiempo se revelan anhelos, convicciones, fantasías, disciplina, dolores; te da pedazos de vida y, sobre tod, mucho trabajo. Son personas únicas e irrepetibles, una colectividad; un esfuerzo común por crear los mundos que nos representan y que seguirán hablando cuando ya no estemos.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.