Los países emergentes que hacen parte del G20 cada vez tienen más peso en la economía mundial, sobre todo China, seguida de India, Brasil, Rusia y México, que “también tienen un papel importante en el desempeño económico de sus vecinos” regionales, destacó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En conjunto, esas economías emergentes que hacen parte del G20 (Arabia Saudita, Argentina, Brasil, China, India, Indonesia, México, Rusia, Sudáfrica y Turquía) duplicaron su participación en el comercio mundial y la inversión extranjera directa y ahora representan un tercio del producto interno bruto (PIB) mundial.

“Los efectos de contagio de los shocks internos en los mercados emergentes del G20 han aumentado en las últimas dos décadas y ahora son comparables a los de las economías avanzadas”, reconoció el FMI en los documentos que está presentando en el preámbulo de las Reuniones de Primavera con el Banco Mundial.

En general, la economía global “está cada vez más influenciada por los grandes mercados emergentes del G20”. Una disminución de la productividad en ellos puede golpear la producción mundial tres veces más de lo que habría ocurrido en el año 2000, dimensionó el FMI.

Se debe a que en las últimas dos décadas esos mercados se han integrado cada vez más en los mercado globales; “se han convertido en grandes importadores de productos manufacturados, así como en grandes exportadores de bienes intermedios, especialmente en la industria manufacturera y la minería”.

Los mayores efectos de contagio provienen de China y representan una variación en la producción de los mercados emergentes como los de Estados Unidos, de acuerdo con una nueva investigación del organismo. Una desaceleración en la economía asiática “podría ser especialmente costosa dado su papel como potencia manufacturera y su alta integración”, explicó.

En América los shocks de China son los que más contribuyen a los efectos de contagio, pero los de México también son importantes, particularmente en América Central y del Norte. “Para las economías avanzadas, los efectos de contagio se originan principalmente en los exportadores de energía y en México, debido a sus fuertes vínculos con Estados Unidos”.

“Sin embargo, el creciente papel de todos los mercados emergentes del G20 significa que otros pueden ayudar a sostener la economía mundial. Una posible aceleración del crecimiento en estos países podría generar efectos de contagio globales positivos e impulsar el crecimiento mundial en medio punto porcentual”.

El FMI destaca que hay un efecto competencia entre los países con salarios bajo, como China y México, que hasta ahora domina sectores que dependen en gran medida de proveedores extranjeros como los textiles y productos químicos. Por tanto “no sorprende que los shocks en los mercados emergentes del G20 también puedan desencadenar reasignaciones considerables de la actividad económica entre países y sectores”.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.