Entre el azoro y el disfrute de poco más de 18 mil personas, ayer comenzó el tercer Festival Cultural de Año Nuevo Chino Dragón de Madera en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), con el que este espacio comienza las celebraciones de su 30 aniversario.

El hechizo comenzó al filo de mediodía, en cuanto concluyó el acto protocolario de apertura, encabezado por la secretaria de Cultura (SC) federal, Alejandra Frausto; la titular de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República, María Estela Ríos, y el embajador de China en México, Zhang Run, entre otros funcionarios, quienes refrendaron los lazos de fraternidad y cooperación entre ambos países.

Al ritmo de tambores y platillos, media docena de colosales dragones de tela de brillantes colores irrumpieron en las áreas verdes del Cenart con sus ondulantes movimientos en zig-zag y círculos.

Fue una hipnótica danza de varios minutos en las que esas fantásticas criaturas, con sus más de 15 metros de extensión y manipulados por más de una decena de personas, fascinaron a la concurrencia al verlos flotar sobre sus cabezas, en una especie de ensueño.

Los tambores, así como los platillos y gongs, sonaron por largo tiempo más, pero ahora sobre el escenario, en el que 10 ejecutantes los llevaban de lo frenético a la más apacible calma, acompañándolos por emisiones guturales y movimientos de artes marciales.

El público, creciente en número, no terminaba de salir del asombro cuando, de nueva cuenta sobre el escenario, aparecieron otras fantásticas criaturas, pero esta vez para interpretar la Danza del León. Al igual que la precedente, esta coreografía se distinguió por sus movimientos impetuosos y bien coordinados, en un derroche de energía y destreza técnica.

Estas danzas tradicionales, interpretadas por integrantes de la Academia Tai Yang y la Asociación Hong Teck México, son una expresión representativa del pueblo chino con las que acompañan sus festividades más importantes.

Prosperidad y buena fortuna

El dragón, se explicó, representa la energía del cielo, es un ser celestial, ya que puede volar sin tener alas; también, al elemento agua. La danza que se le dedica es muy importante debido a que simboliza la prosperidad y la fertilidad.

En tanto, del león se dijo que desde hace miles de años los chinos buscan representar sus valores y características, al considerarlo cercano a los dioses, además de simbolizar la buena fortuna. Sus danzas son utilizadas a menudo para atraer la buena fortuna y ahuyentar los malos augurios y espíritus.

En familia, en grupo de amigos, en pareja o en solitario, la gente continuó llegando de manera multitudinaria al Cenart para disfrutar del programa cultural y artístico del festival, así como de la muestra gastronómica, con su amplia variedad de platillos tradicionales chinos.

El público se maravilló, además, con la destreza de los integrantes de la Compañía de Kung Fu Longyun, de la academia de dobles de acción del famoso actor Jackie Chan, con una coreografía en la que los intérpretes parecían romper las leyes de la física al surcar los aires.

Otros muy aplaudidos fueron los músicos, tanto solistas como en ensamble, que con sus instrumentos y repertorio tradicionales cautivaron a la concurrencia merced a su domino técnico y su profunda capacidad expresiva.

Las actividades prosiguieron hasta entrada la tarde, tanto en el escenario principal como en otros espacios alternos, en los que se presentaron obras de teatro de sombras y de títeres, así como espectáculos de cuentacuentos, dirigidos en particular a los niños.

El tercer Festival Cultural de Año Nuevo Chino Dragón de Madera, que al filo de las 17 horas había recibido a 18 mil 278 personas, continuará hasta el 4 de marzo con actividades académicas, exposiciones, un ciclo de cine y la proyección un documental.

Por un futuro brillante

Las relaciones de China y México son cada vez más estrechas, afirmó ayer el embajador del gigante asiático, Zhang Run.

Al inaugurar los festejos por el Año Nuevo Chino 2024, Año del Dragón, el enviado del gobierno de Xi Jinping agradeció a la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador y al pueblo mexicano por su apertura y por su convicción en el futuro de las relaciones con su país.

Que Quetzalcóatl y el dragón chino vuelen juntos hacia adelante y hacia arriba, declaró el diplomático.

Afirmó que China está dispuesta a trabajar con México para aprovechar nuevas oportunidades y esperanzas, promover la paz y el desarrollo sostenible, y crear un futuro brillante, de prosperidad y progreso común.

Mientras en las pantallas del foro al aire libre donde se realizó la ceremonia se proyectó un video alusivo a las relaciones bilaterales, que incluyó imágenes de la reunión que Zhang Run tuvo esta semana con el presidente López Obrador en Palacio Nacional, el embajador dijo que China y México, dos países importantes en pos del desarrollo compartido de la humanidad, nos esforzamos continuamente por aportar sabiduría y solución a la búsqueda de la convivencia y prosperidad común de todos los países del mundo.

Destacó que en 2023 se conmemoró el décimo aniversario de la asociación estratégica China-México, y recordó que el año pasado Xi y López Obrador se reunieron por primera vez.

Las relaciones chino-mexicanas son cada vez más estrechas. El volumen del comercio bilateral aumentó seis por ciento, superando por primera vez 100 mil millones de dólares, expuso.

Momentos antes de la apertura, en un mensaje a los medios de comunicación, explicó que el Año Nuevo Chino, también conocido como la Fiesta de la Primavera, es una celebración con más de 4 mil años de antigüedad y que la embajada ha organizado un centenar de actividades por este festejo, mismas que se realizarán en distintas ciudades del país.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.