El monto de recursos que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) reclama como adeudos a los contribuyentes se disparó a una cifra sin precedente de 2 billones 332 mil 967.6 de pesos, la cual representa una cuarta parte del presupuesto público para este año, incluso se encuentra por encima de la deuda financiera de Petróleos Mexicanos (Pemex). Sin embargo, seis de cada diez pesos se encuentran en litigio.

El fisco ha denunciado que los juicios para controvertir créditos fiscales se han vuelto una práctica común y un buen negocio. Se cubren los créditos con “la única finalidad” de llevar esta situación a juicio, controvertir ahí los pagos, y que se les devuelva el dinero con los intereses a los que está obligada la autoridad, los cuáles se cuentan por encima de los que pagan los bancos e instrumentos de inversión (bit.ly/3OrfImS).

De acuerdo con lo expuesto por la Administración General de Grandes Contribuyentes del SAT a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los intereses representan en promedio 17.7 por ciento de las devoluciones que entrega el fisco por créditos fiscales controvertidos, así que este recurso ha terminado por volverse una “estrategia para obtener un enriquecimiento” y se ha usado a esta autoridad “como instrumento para generar rendimientos excesivos”.

Al cierre de 2023, había en litigio 183 mil 484 créditos fiscales –los ingresos que tiene derecho a percibir el Estado– los mismos que sumaron un monto de un billón 425 mil 71.2 millones de pesos. Es decir, de toda la cartera de adeudos que tiene vigente el organismo, el 61 por ciento se encuentra en juzgados, un repunte respecto al 50.8 por ciento que estaba en la misma situación a inicios de esta administración.

Mientras la cartera total del monto de créditos fiscales aumentó 212.2 por ciento en el periodo, la del dinero en litigio lo hizo 275.2 por ciento, muestran los informes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Al cierre de 2018, la cartera de créditos fiscales sumaba 747 mil 177.4 millones de pesos, una tercera parte de lo que representa cinco años después. De ese total 379 mil 857.3 millones, el 50.8 por ciento se encontraban controvertidos, dado que los contribuyentes promovieron algún medio de defensa y por ende no pueden ser cobrados.

Más allá de que la mayoría de adeudos que reporta el SAT no puede ser cobrado por encontrarse en litigio, al cierre de 2023, había 907 mil 896.4 millones de pesos que no tenían algún proceso encima; sin embargo, sólo 580 mil 483.9 millones de pesos, el 63.9 por ciento se contaba como factible de cobro.

En resumen, de todo el dinero que el SAT reconoce que puede cobrar, 61 por ciento se encuentra en juicio; 24.9 por ciento se reconoce como “factible” de cobrar; y otro 14 por ciento, 327 mil 412.5 millones de pesos, no tiene grillete jurídico para ser recaudado, pero la administración tributaria ha reconocido que pertenece a deudores insolventes, no localizados y en comprobación de incobrabilidad.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.