Tinum, Yuc. El presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró anoche el Gran Museo de Chichén Itzá como parte de las obras complementarias del Tren Maya, donde la antigua urbe fue el epicentro cultural, religioso y científico del periodo Posclásico Temprano (900-1200 dC), Patrimonio Mundial desde 1988 y que en 2023 recibió a casi 2.5 millones de visitantes.

En su mensaje, el Presidente afirmó que poco a poco los sueños se están convirtiendo en realidades. “Desde que llegamos al gobierno decidimos llevar a cabo este plan de comunicar las antiguas ciudades mayas, con un tren, para que se conociera la importancia cultural y artística de esta región de nuestro país.

Espero que en junio ya terminemos de integrar toda la región maya del sureste de México, porque vamos a tener mil 554 kilómetros de vías férreas para el Tren Maya, señaló.

El Ejecutivo federal explicó que antes de los colores o movimientos está el interés público, por lo cual reconoció el trabajo del gobernador panista Mauricio Vila para llevar a cabo todas las obras que se han construido y se construyen en Mérida, en alusión al Gran Parque La Plancha y las estrategias de movilidad con el transporte de Va y Ven (modernos autobuses de pasajeros en Mérida) y el Ie-Tram, único en operar con 100 por ciento de electricidad en América Latina.

En tanto, el gobernador de Yucatán aseguró que, a través de este museo, la gente podrá conocer más de la milenaria cultura maya con una mejor calidad de piezas arqueológicas.

El director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, dijo que el Gran Museo es la concreción de un sueño largamente acariciado, hecho posible gracias a décadas de investigación, a las gestiones de la Secretaría de Cultura federal y del propio instituto, así como el apoyo decidido del gobierno de México, a través del Programa de Mejoramiento de Zonas Arqueológicas (Promeza), el cual se aplica en aquellos sitios próximos a la ruta del Tren Maya.

El funcionario estimó que este sitio arqueológico, el más visitado del país, posiblemente tendrá este título este año, ya que se prevé reciba una afluencia aproximada de 3 millones de visitantes.

El Gran Museo de Chichén Itzá tendrá varios puntos temáticos, como salas interactivas y novedosas recreaciones de espacios vedados a la visita, como el Cenote Sagrado y la Subestructura de El Castillo –en la que se ve un friso con representaciones de jaguares, una escultura de Chac Mool y un trono de jaguar pintado de rojo y con incrustaciones de jade y concha– que permitirán al público una apreciación clara y profunda del poderío de este centro rector.

El titular del INAH destacó que el museo cuenta con más de 400 piezas originales, dispositivos audiovisuales en 2 mil 800 metros cuadrados de espacios de exhibición y mil 300 metros cuadrados de áreas de servicio a visitantes. Las obras prehispánicas provienen del Museo Regional de Antropología de Yucatán Palacio Cantón y del Gran Museo del Mundo Maya, ambos ubicados en Mérida, y muchas más recuperadas en excavaciones pasadas y recientes en Chichén Itzá.

Labores de salvamento en las obras del Tren Maya

Destacó las labores de salvamento arqueológico en las obras del Tren Maya, así como del proyecto de investigación vinculado con Promeza; de este último se exhibirán una mesa de piedra con relieves de cautivos custodiados por guerreros, ubicada en el Palacio de los Falos del Grupo Serie Inicial, y una ofrenda de cinco vasijas que se registró en la habilitación del Sacbé 4.

Asimismo, el Gran Museo de Chichén Itzá presentará obras impactantes de la arquitectura de la metrópoli, como las monumentales cabezas de serpiente, relieves con iconografía alusiva a los mitos de origen de la civilización maya y diversas esculturas de Chac Mool, entre las que sobresale el recuperado en el Palacio de las Columnas, el único que tiene una cabeza desmontable y móvil.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.