Santiago de Querétaro, Querétaro. Kia puede presumir de completar su portafolio con el lanzamiento oficial del nuevo K3 en su variante hatchback, una apuesta bien resuelta que trae consigo el diseño atractivo visto en la variante sedán, pero con un aire más juvenil.

En una prueba de manejo en ciudad y carretera por el centro del país, Kia puso a disposición de la prensa especializada algunas unidades del nuevo K3 Hatchback, entre las que estuvo la versión EX Pack y la nueva versión tope: GT-Line.

Diseño calcado del sedán, con la distinción evidente del remate en la parte posterior que en lo estético lo hace ver más deportivo, en lo funcional lo pone con un menor peso que reafirma el primer concepto.

Algo importante que recalca Kia es el hecho de que además de competir en el segmento de los hatchbacks subcompactos, lo hará en el área de los crossover, puesto que porta una mayor altura que el sedán; son 18 cm de altura respecto al piso, distancia que lo pone en competencia directa con algunas SUVs pequeñas.

“En preventa de K3 Hatchback, la versión más configurada ha sido la GT-Line. Sí esperamos que sea un éxito por el look crossover. Conforme veamos el desempeño, se puede ir ajustando la mezcla (de distintas versiones), pero hasta ahora, el 2.0 litros tiene una demanda interesante”, aseguró a La Jornada el encargado de producto de Kia, Manuel Álvarez.

La respuesta se percibe mejor que en el sedán. Su menor peso y detalles en la versión GT-Line como el difusor delantero marcan una notoriedad en este sentido. Si bien, cuenta con una mayor altura, en el accionar de conducción no se percibe distinto a su contraparte más alargada.

La estabilidad es destacada y el trabajo de suspensión con un recorrido generoso bien experimentado en curvas con asfalto muy deteriorado son para aplaudir.

En la exigencia de la máquina con acelerador a más de la mitad de recorrido, hay que aguardar a poco más de cuatro mil revoluciones por minuto para que se ejecuten los cambios de marcha, quizá un tanto retrasados, pero con el modo manual las sensaciones son más divertidas, y si bien no es la transmisión más precisa, sí destaca su recuperación.

Una dirección fantástica, con suavidad que no se excede y maniobrabilidad muy sencilla; frenada contundente más no agresiva, y con los asistentes del ADAS, cualquier persona con nervios a flor de piel puede sentirse cómoda cuando conduce este auto.

Con respecto a la versión de motor 1.6 litros que se enfoca en eficientar el consumo, evidentemente el cambio es perceptible por menor potencia, aunque no necesariamente quiere decir que sea insuficiente. 

Contar con conexión inalámbrica de Apple CarPlay y Android Auto, una pantalla panorámica de buena resolución, asientos tipo cubo de piel sintética y un espacio mucho mayor que su antecesor (Rio), también son detalles que marcan la diferencia y que más allá del performance, son áreas que juegan un papel importante para decisión de compra.

Los precios para K3 Hatchback van de los 341 mil 900 MXN en la versión LX, única con transmisión manual, hasta los 461 mil 900 MXN en la versión GT-Line, la tope de gama.

NÚMERO

  • 60 mil unidades son las que apunta Kia para vender en 2024 del K3, en conjunto de su versión sedán como hatchback
  • 7 mil 743 vehículos de K3 sedán se vendieron de octubre a diciembre de 2023; que sumados a Río alcanzaron las 48 mil 233 unidades en 2023

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.