Entre empujones y reclamos por parte de delegados a los que no les permitieron el acceso, comenzó este domingo la Asamblea Nacional del PRI, en la que está prevista que votarán la modificación estatutaria que permitiría a su dirigente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, reelegirse en su cargo.

Para la reunión, programada para las 11 de la mañana en el Pepsi Center, los asistentes comenzaron a llegar desde poco más de una hora antes.

Aunque el partido no emitió una invitación o convocatoria abierta, y reveló a los delgados el lugar y la hora de la sesión apenas hace un par de días, al sitio arribaron militantes, una batucada y zanqueros.

Casi al inicio de la Asamblea, un grupo de personas que se identificaron como militantes dieron portazo e ingresaron. Al entrar se rompió una de las puertas de cristal que dan acceso.

Tras ello fueron cerradas las entradas ante los reclamos de varios delegados que, pese a haberse registrado momentos antes, ya no les permitieron entrar.

Por medio de las bocinas que se encuentran en las puertas, se trató de justificar la medida: “Se les pide su comprensión ya que el Pepsi Center ha alcanzado su nivel máximo de visitantes”, se indicó en el sonido.

A su llegada, algunos legisladores expresaron su respaldo al dirigente nacional del tricolor. La presidenta del partido en el estado de México, Ana Lilia Herrera, calificó como “congruente con el PRI y con las mejores causas de los ciudadanos. Vamos a cerrar filas en torno a su reelección”.

El Senador Mario Zamora, también respaldó la gestión de Alejandro Moreno al frente del PRI.

 

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.