Cerca de la medianoche del domingo, en el estadio TSM Corona de Torreón, un grupo de aficionados del Monterrey fue embestido por una camioneta tipo pick-up, color gris, que circulaba a exceso de velocidad y desvió su trayecto al impactarse con un taxi sobre la antigua carretera a San Pedro. En el lugar se encontraban integrantes del principal grupo de animación de Rayados, pero también familias que realizaron el viaje en autobús para el partido de Liga Mx contra Santos.

Autoridades del estado confirmaron el fallecimiento de una mujer de 54 años, así como al menos cinco personas lesionadas, entre ellos, Octavio de León Cruz, de 50 años; Edson Fernando Robledo Alonso, de 26; Natally Sarahí Ovalle Téllez, de 27, y el menor Emilio Jared, de 14, quien sufrió heridas leves y se reporta fuera de peligro.

La Fiscalía General de Coahuila investiga la hipótesis de un accidente vial en el que la camioneta chocó contra un taxi estacionado en la puerta 7 del inmueble y se proyectó hacia un puesto de elotes, donde había seguidores de Rayados en espera del autobús de regreso a Nuevo León.

“Después de 40 a 50 minutos que estuvimos afuera, pasó la camioneta con gente de Santos y nos rayaron la madre. Nosotros contestamos. Pero de pronto vimos que dio vuelta en U, aceleró, chocó con un taxi y se desvió arrollando a mucha gente”, relatan testigos en una segunda versión de los hechos.

De acuerdo con el fiscal Gerardo Márquez Guevara, el atropellamiento múltiple no tiene ninguna relación con un presunto conflicto entre los grupos de animación de ambos equipos.

Por el momento, seis personas –entre ellas, una mujer– se encuentran en condición de presentadas por situaciones asociadas a los incidentes, como la resistencia de particulares. Hay dos que eventualmente podrían ser el conductor del vehículo, agregó.

En un video difundido en redes sociales, el menor Emilio Jared, hijo de la mujer que murió en el lugar, descartó que se haya tratado de un accidente, de la misma manera que hicieron otros heridos. Me atropellaron junto con mi mamá y Tavo, mi papá. Los de Santos nos atropellaron, ellos empezaron. Nosotros estábamos comiendo elotes, pero de repente se vino la camioneta y nos llevó, detalló aún con sangre en la frente.

Deslindar responsabilidades

Los dos equipos, Santos y Monterrey, lamentaron los hechos en un comunicado y se pusieron a disposición de las autoridades para dar con los responsables. A su vez, una comitiva de la Liga Mx, encabezada por el director de seguridad, Héctor Canchola, tuvo una reunión en conjunto con directivos del club lagunero y otros mandos para esclarecer las medidas a tomar en consecuencia de las investigaciones.

Una vez que se deslinden responsabilidades por parte de las autoridades competentes, actuaremos en consecuencia y estaremos muy pendientes de las víctimas, explicó el titular del torneo, Mikel Arriola.

Mientras iniciaban las primeras indagatorias, la señora María del Rosario Mercado Gallegos viajó de Monterrey a Torreón al enterarse del fallecimiento de su hermana Maribel. Están diciendo que fue un accidente y eso no es cierto. Queremos que se haga justicia, aseguró ante una de las hipótesis que investiga la fiscalía del estado. El muchacho o pelado que traía la camioneta chocó contra el taxi, luego se regresó y dio contra ellos. Esa es la versión que todo mundo conoce, no sé por qué quieren cambiarla.

Sin mencionar nombres ni procedencias, la directiva de Santos dio a conocer que los presuntos responsables del accidente fueron detenidos. Confiamos en las autoridades locales para que den puntual seguimiento a la investigación, refirió el comunicado. No es la primera vez que el TSM Corona ha sido escenario de acontecimientos violentos. En 2011, a los 40 minutos de un partido de Liga, los jugadores de los Guerreros y Monarcas Morelia corrieron en estampida hacia los vestidores luego de un tiroteo con armas largas en las inmediaciones del inmueble. El juego fue suspendido, con miles de personas refugiadas en las gradas. No se reportaron heridos.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.