Lionel Messi bajó del avión, caminó unos metros al lado de su guardaespaldas, el especialista en artes marciales Yassine Cheuko, y emergieron los aplausos. El astro argentino, capitán y símbolo del Inter de Miami, desembarcó ayer en Monterrey, Nuevo León, junto con toda la comitiva del club estadunidense para enfrentar a Rayados en la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones de Concacaf.

En medio de un fuerte dispositivo de seguridad, Messi saludó a todos. Arrastró su maleta con un termo para agua caliente bajo el brazo y agitó su mano derecha hacia donde una oleada de periodistas y aficionados en el aeropuerto lo esperaban para grabarlo en video o tomarle una foto. ¡Messi, Messi!, le gritaron desde pasi-llos colmados con camisetas del Barcelona, el París-Saint Germain y la selección argentina, las tres entidades donde el campeón del mundo construyó su carrera antes de jugar en la MLS.

Para llegar al hotel de concentración, el capitán y sus compañeros recorrieron durante 40 minutos la autopista en un autobús que estuvo rodeado de cuatro camionetas de la policía y carros escolta. Entre una pequeña multitud reunida en las calles del municipio de San Pedro llamó la atención un cartel pintado a mano con plumones azules y rojos: Sin ayuditas, Messi. Era un niño el que lo cargaba.

“Yo soy Team Ronaldo. En el Mundial le ayudaron y me da miedo que lo hagan ahorita también”, decía vestido con la indumentaria de Rayados. Messi no jugó el partido de ida en Florida, debido a que se recuperaba de una lesión. Aun así quedó en medio de un altercado en los vestidores, donde elementos de ambos equipos, además de directivos e integrantes del staff, intercambiaron agresiones verbales.

El director técnico de Rayados, Fernando Tano Ortiz, y su auxiliar Nicolás Sánchez, ambos argentinos, acusaron al 10 del Inter de una actitud agresiva y provocadora. Una situación que dejó al rojo vivo la eliminatoria y la investigación de los hechos en manos de la Concacaf.

Somos Monterrey, estamos en casa y con nuestra gente. Que Messi se preocupe por nosotros, remarcó en conferencia de prensa Tano Ortiz, convencido de avanzar a la siguiente ronda al tener la ventaja de 2-1 en el global. No vamos a cambiar, no soy de la idea de conservar un resultado. Vamos a proponer donde nos toca jugar, no esperar a nada. Como ocurrió en la ida, saldremos por el resultado.

Aunque en el cuadro estadunidense la recuperación de Messi es información clasificada, el ex seleccionador nacional Gerardo Martino dio señales de que el jugador de 36 años estará presente en el estadio BBVA tras participar unos minutos el sábado en el duelo ante el Colorado Rapids en la MLS.

Leo ha enfrentado a los mejores técnicos del mundo y ninguno encontró la solución para marcarlo. Es indescifrable lo que hace con la pelota. Cuando los defensas creen que no va a regatear, lo consigue, pero queremos ganar el respeto ante todo. Vamos a tratar de hacer nuestro juego, agrega Ortiz sin darle demasiada importancia a la derrota de Rayados en la Liga (2-1 frente a Cruz Azul), la segunda de manera consecutiva, luego de utilizar a elementos suplentes.

En redes sociales, la directiva regiomontana advirtió que aplicará medidas de seguridad especiales para el encuentro de esta noche en el norte del país. Toda persona que ingrese al terreno de juego de forma ile-gal será arrestada y expulsada de todos los estadios de la Liga Mx. Todo a partir de las diferentes invasiones en las canchas que pisa el argentino, fenómeno que se ha hecho costumbre alrededor del mundo.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.