Valladolid. Con la atención dividida entre un año de buenas películas y las acusaciones de violencia sexual en el gremio, el cine español entrega este sábado en Valladolid sus premios Goya.

La espectacular La sociedad de la nieve, de Juan Antonio Bayona, y la más intimista 20.000 especies de abejas, de Estíbaliz Urresola, con 13 y 15 nominaciones respectivamente, son las principales contendientes.

Las otras candidatas al Goya a la mejor película son Saben Aquell de David Trueba, Un amor de Isabel Coixet y Cerrar los ojos de Víctor Erice, completando una terna remarcable en cuanto a calidad cinematográfica que ha abierto mucho los pronósticos.

La gala contará con la presencia de la gran actriz estadounidense Sigourney Weaver, que aceptará en persona un Goya honorífico.

Se trata de la primera en la historia de los Goya, nacidos en 1987, en que hay más mujeres nominadas que hombres, en una proporción de 60 a 40.

Y precisamente, esta edición tendrá como protagonista indeseado los abusos sexuales en el cine, tras las denuncias recientes contra dos directores españoles, Carlos Vermut y Armando Ravelo.

“Este es un sector muy sensible con lo que pasa en la sociedad, nos nutrimos de lo que pasa en la sociedad”, y el tema de los abusos sexuales “va a estar presente” en la gala, anticipó en la alfombra roja la presentadora de la ceremonia, Ana Belén.

La ceremonia empezará a las 21H00 GMT, y se alargará unas cuatro horas.

Mientras los protagonistas de la gala desfilaban por la alfombra roja, cientos de agricultores se manifestaron ante la Feria de Valladolid, donde se entregan los premios, aprovechando la atención de los medios.

“Los Goya son bastante importantes” y “nuestros problemas no son un capricho, son una cosa seria”, explicó a la AFP el agricultor Mauro Santana.

Las últimas denuncias han provocado un momento de catarsis que ha sido comparado con el Me Too, el movimiento surgido en Estados Unidos en 2017 para protestar contra las agresiones sexuales, a raíz de las denuncias contra el productor Harvey Weinstein, que acabaron llevándole a la cárcel por violación.

Sigourney Weaver habló de ello el viernes, en una conferencia de prensa, en la que estimó que las mujeres que denuncian estas situaciones hacen que “trabajar en este negocio sea más seguro para todas”.

Las denuncias llevaron al ministerio a anunciar la creación de una unidad de atención a víctimas de estos delitos y al de Igualdad a elaborar un informe que sirva de radiografía de la violencia sexual en el cine.

El cine español había resultado más o menos indemne a las denuncias de tinte sexual que, sin embargo, estallaron en el mundo del fútbol, con el caso del beso en la boca, público e indeseado, que el presidente de la federación, Luis Rubiales, le plantó a la futbolista Jenni Hermoso, o la presunta violación por la que el jugador brasileño Dani Alves ha sido juzgado esta semana.

El director Pedro Almodóvar, la actriz Penélope Cruz, o los actores Gael García Bernal y José Sacristán, serán algunos de los encargados de entregar los premios.

20.000 especies de abejas retrata en un tono intimista el conflicto interno y externo que provoca el despertar de la identidad trans en la infancia, y llega con el aval del Oso de Plata del Festival de Berlín a la mejor interpretación a la niña-actriz Sofía Otero.

Curiosamente, Otero está nominada a los premios españoles por ser menor de 16 años.

Enfrente, tendrá a La sociedad de la nieve, del director barcelonés J.A. Bayona, que aspira a un paso exitoso por los Goya antes de llegar a los Óscar, donde su cinta es candidata a mejor película extranjera y a mejor maquillaje y peinado.

El filme narra la epopeya verídica de unos jóvenes jugadores de rugby uruguayos cuyo avión se estrelló en los Andes en 1972 y que sobrevivieron, tras ser dados por muertos, a más de dos meses de hambre y frío en la cordillera.

Erice -el octogenario y reverenciado realizador que ha vuelto después de tres décadas sin hacer un largometraje-, Trueba, Coixet y Bayona compiten por el trofeo a la mejor dirección, junto a Elena Martín, por Creatura.

En la carrera para alzarse como la cinta iberoamericana del año están la venezolana Simón, la argentina Puan, la chilena La memoria infinita, la portuguesa Alma viva y, por primera vez, una producción puertorriqueña, La pecera.

 

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.