Investigadores en el Amazonas han descubierto en la selva tropical de Ecuador la especie de serpiente más grande del mundo, una enorme anaconda verde que se separó de sus parientes más cercanos hace 10 millones de años, aunque todavía parecen casi idénticas hasta el día de hoy.

Un video compartido en línea muestra la escala de estos reptiles de 6.1 metros de largo mientras uno de los investigadores, el biólogo holandés Freek Vonk, nada junto a un espécimen gigante de 200 kilos.

Se pensaba que solo había una especie de anaconda verde en estado salvaje, la Eunectes murinus, pero la revista científica Diversity reveló este mes que la nueva “anaconda verde del norte” pertenece a una nueva especie diferente, Eunectes akiyama.

“Fuimos a este lugar para evaluar a las anacondas como especie indicadora de qué tipo de daño están causando los derrames de petróleo que están plagando el Yasuní en Ecuador, porque la extracción de petróleo está absolutamente fuera de control”, dijo el investigador Bryan G. Fry.

Fry, un profesor australiano de biología en la Universidad de Queensland que durante casi 20 años ha estado investigando especies de anaconda encontradas en Sudamérica, dijo a Reuters que el descubrimiento les permite demostrar que las dos especies se separaron hace casi 10 millones de años.

“Pero lo realmente sorprendente fue que, a pesar de esta diferencia genética y de su largo período de divergencia, los dos animales son completamente idénticos”, dijo.

Aunque las serpientes anaconda verdes son muy similares visualmente, existe una diferencia genética de 5.5 por ciento, lo que sorprendió a los científicos.

“Lo cual es una cantidad increíble de diferencia genética, particularmente cuando se pone en el contexto de que sólo somos 2 por ciento diferentes de los chimpancés”, dijo Fry.

Las anacondas son fuentes de información increíblemente útiles para la salud ecológica del área y los posibles impactos en la salud humana de los derrames de petróleo en la región, dijo Fry.

Algunas de las serpientes que estudiaron en partes de Ecuador estaban fuertemente contaminadas por derrames de petróleo, y las anacondas y los peces arapaima están acumulando una gran cantidad de metales petroquímicos, añadió.

“Eso significa que si el pescado arapaima está acumulando estos metales derramados de petróleo, las mujeres embarazadas deben evitarlo, al igual que las mujeres evitan el salmón y el atún y otras partes del mundo por temor al metilmercurio”, dijo.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.