Barcelona. El futbolista brasileño Dani Alves fue condenado este jueves a cuatro años y medio de cárcel por un tribunal en Barcelona que lo consideró culpable de haber violado a una mujer en los baños de una discoteca de esa ciudad española a finales de 2022.

Los magistrados estimaron “acreditado que la víctima no consintió y que existen elementos de prueba, además del testimonio de la denunciante, para entender probada la violación”, indicó el tribunal en un comunicado, dos semanas después del final del juicio.

Los jueces le impusieron cinco años adicionales de libertad vigilada, orden de alejamiento de la víctima por nueve años y medio y el pago de una indemnización de 150 mil euros (unos 160 mil dólares).

La Fiscalía, que dio credibilidad al relato de la denunciante desde el inicio de las investigaciones, pedía para él una pena de nueve años, mientras que su defensa solicitaba su absolución.

La abogada del ex jugador del Barça y PSG, de 40 años, anunció que recurrirá la sentencia.

Como durante el juicio oral, celebrado entre el 5 y el 7 de febrero, Alves fue conducido a la Audiencia de Barcelona en un furgón policial desde la prisión en la que lleva recluido 13 meses.

El jugador recibió la notificación junto a su abogada, que aseguró que el deportista se encuentra “entero” tras conocer la pena.

“Coherente”

Dani Alves estaba acusado de haber violado a una joven en un baño de la discoteca Sutton de Barcelona en la noche del 30 al 31 de diciembre de 2022.

De acuerdo con la acusación de la Fiscalía, los hechos ocurrieron en una zona reservada de ese local en el que Alves -que conocía el establecimiento y estaba allí con un amigo- habría coincidido con la mujer, quien iba acompañada de una prima y una amiga.

Tras invitarlas champán, el deportista habría convidado a la joven a entrar en otra área exclusiva donde estaba el pequeño baño, que ella desconocía.

A partir de entonces, sus versiones diferían, pero los magistrados han considerado probado que, una vez dentro, “el acusado cogió bruscamente a la denunciante, la tiró al suelo y evitando que pudiera moverse la penetró vaginalmente, pese a que la denunciante decía que no, que se quería ir”.

El tribunal reconoció el relato “coherente y especialmente persistente” de la víctima durante el proceso y fundamentó su decisión en pruebas como las lesiones que presentaba la joven, que “hacen más que evidente la existencia de violencia para forzar su voluntad”.

La mujer, que declaró el primer día del juicio a puerta cerrada y con medidas para proteger su anonimato, tampoco persigue fines económicos, según los magistrados, que también consideraron probado el estado de nervios en el que, según varios testigos, salió del baño y las secuelas sicológicas que padece.

Sin consentimiento

Tras varios cambios de versión durante la instrucción, el tribunal tampoco aceptó las explicaciones de Alves durante su declaración el último día juicio, donde defendió que las relaciones habían sido consentidas tras surgir una “tensión sexual” entre ambos antes de ir al lavabo.

“Ni que la denunciante haya bailado de manera insinuante, ni que haya acercado sus nalgas al acusado, o que incluso haya podido abrazarse al acusado, puede hacernos suponer que prestaba su consentimiento a todo lo que posteriormente pudiera ocurrir”, indicaron.

Como ocurrió durante el juicio, la condena a Alves despertó una gran atención mediática y generó reacciones hasta en el gobierno de izquierda español, que en 2022 impulsó la aprobación de una ley sobre el consentimiento sexual explícito.

“Se acabó”, aseguró la número tres del ejecutivo, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, retomando las palabras popularizadas por las jugadoras de la selección española de futbol tras el beso forzado del ex presidente de la Federación, Luis Rubiales a la jugadora Jenni Hermoso.

“Basta ya de machismo, de agresiones sexuales”, agregó Díaz, del partido de extrema izquierda Sumar, en los pasillos del Congreso.

Reparación

Aunque los jueces no aceptaron el consumo de alcohol esgrimido por la defensa de Alves como posible atenuante, sí que le apreciaron positivamente el intento de “reparación del daño”, por haber depositado la indemnización de 150 mil euros desde el inicio de la instrucción.

Dani Alves, uno de los futbolistas más laureados de la historia, jugó en clubes como el Sevilla y la Juventus de Turín, además de formar parte del exitoso Barça de Messi y Guardiola.

Cuando ocurrieron los hechos se encontraba brevemente en Barcelona, tras regresar del Mundial de Qatar.

Después de su ingreso en prisión en enero de 2023, su equipo en aquel momento, los Pumas de México, rescindió su contrato.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.