Ciudad de México. La recuperación de la memoria es el eje de la primera temporada del año del Centro de Experimentación y Producción de Música Contemporánea (Cepromusic), que comenzará este sábado con un concierto en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes a las 19 horas.

Creemos que también es importante hacer historia o convocar a un ejercicio de memoria en el arte contemporáneo, subraya José Luis Castillo, director artístico de esa instancia, cuyo ensamble concluyó hace unos días una gira binacional de cinco presentaciones en la Ciudad de México, Baja California y San Diego, California, Estados Unidos.

Para lograr tal cometido, la agrupación realizará en este primer semestre un conjunto de 15 programas, en los cuales conmemorará aniversarios y efemérides de importantes compositores mexicanos y extranjeros, como sucederá en el concierto inaugural de la serie.

En éste celebrarán el 150 aniversario del nacimiento del austriaco Arnold Schönberg (1874-1951), con su primera sinfonía de cámara; el centenario del natalicio del suizo Klaus Huber (1924-2017), con su obra In nomine – ricercare il nome… y el 50 cumpleaños del mexicano Wilfrido Terrazas (1974), con su pieza Luna de estambre.

Destaca que las dos primeras obras serán estrenos en México, además de que se incluye la pieza traverse, de la compositora alemana Karola Obermüller (1977), que fue incluida dada su cercanía en fechas recientes con el citado ensamble.

No es una regla, pero nos gusta iniciar las temporadas con homenajes o conmemorando aniversarios de algunos de los compositores que estarán a lo largo de las mismas. ¡Qué decir de Schönberg!, si la música contemporánea tiene algunas paternidades, él es una de ellas; comenzamos la celebración de su 150 aniversario con uno de los monumentos de la música para ensamble, su primera sinfonía de cámara, detalla el director de orquesta y compositor de origen español (Valencia, 1967).

De Huber, un compositor importante y gran maestro que posibilitó el desarrollo de grandes figuras, es importante presentar ahora su música a 100 años de su nacimiento, y de Wilfrido Terrazas, un magnífico improvisador y aliado, festejamos sus 50 años de vida.

En entrevista, José Luis Castillo resalta que la mencionada pieza de Huber está dedicada al compositor italiano Luigi Nono (1924-1990), cuyo centenario natal se festejará de igual forma durante 2024, con un importante ciclo de sus obras electrónicas, además de incluir varias de sus partituras en diferentes programas.

Ópera y Francisco Toledo

En esta primera de las dos temporadas del año del Cepromusic, también se rendirá homenaje a los compositores mexicanos Javier Álvarez (1956-2023) y Víctor Rasgado (1959-2023), estrechos colaboradores de aquella instancia, con motivo de su primer aniversario luctuoso.

Del segundo en mención, se pondrá en escena en abril, en el contexto de los festejos por el Día del Niño y la Niña, su ópera para público infantil El conejo y el coyote, basada en 16 imágenes del pintor juchiteco Francisco Toledo (1940-2019) sobre ese tradicional cuento zapoteco.

“A pesar de que la música contemporánea y las infancias no son una ecuación que tenga fácil solución –dice el director de orquesta–, siempre hemos tratado de acercarnos al público más joven y este año lo haremos con esa bella obra.”

Asimismo, agrega, se recordará, en ocasión del 30 aniversario de su muerte, al compositor jalisciense Manuel Enríquez (1926-1994), a quien reconoce como uno de los padres de la música contemporánea en nuestro país.

Además, se festejarán los cumpleaños 60 de la creadora mexicana Gabriela Ortiz y el francés Mark Andre, así como el medio siglo de vida del compositor jalisciense Gabriel Pareyón.

José Luis Castillo recalca que a lo largo de este 2024 el ensamble del Cepromusic interpretará como mínimo 60 obras, de las cuales 22 serán estrenos en México y seis mundiales. Acerca de los compositores, especifica que 18 son nacionales y 17 mujeres.

Para concluir, considera que la principal fortaleza de esa instancia artística y de su ensamble consiste en ser el agente fundamental de la música contemporánea en el país.

“Nos gusta creer que somos el vehículo, la herramienta que tienen los compositores para escuchar su música. Puesto en otros términos, sin centros como el nuestro, sin las actividades que hacemos, sin el ensamble, pues muchos creadores difícilmente podrían escuchar su música. Lamentablemente, faltan réplicas de este proyecto en el país, pero por lo menos existe uno. Creo que después de una década –gracias al Cepromusic– México es otro en lo que se refiere a la música contemporánea.”

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.