Madrid. Un análisis de los isótopos de carbono de las cáscaras de avellanas encontradas en sitios arqueológicos hace posible revelar cómo eran los lugares en los que vivían los humanos hace milenios.

En un nuevo estudio, publicado en Frontiers in Environmental Archaeology, investigadores de la Universidad de Oxford idearon un método para analizar cáscaras de avellana conservadas para indicar si los microhábitats alrededor de los sitios arqueológicos estaban muy boscosos o abiertos y parecidos a pastos.

Esto se basa en el hecho de que las avellanas que crecieron en ambientes cerrados, como bosques densos y sombreados, tienen isótopos de carbono muy diferentes a los de las avellanas que crecen en ambientes abiertos y soleados. El nuevo método podría ayudarnos a comprender no sólo cómo era el entorno local hace miles de años, sino también cómo los humanos han impactado sus hábitats a lo largo del tiempo.

Al analizar el carbono de las avellanas recuperadas en yacimientos arqueológicos del sur de Suecia, desde los campamentos de cazadores-recolectores del Mesolítico hasta uno de los asentamientos más grandes y ricos de la Edad del Hierro en el norte de Europa, demostramos que las avellanas se recolectaban en entornos cada vez más abiertos, afirmó en un comunicado la autora principal, la doctora Amy Styring de la Universidad de Oxford.

Los seres humanos del norte de Europa han utilizado los avellanos como fuente de materiales y alimento durante miles de años. Las nueces son una excelente fuente de energía y proteínas, pueden almacenarse durante largos periodos y las cáscaras también se pueden utilizar como combustible.

Como todas las plantas, los avellanos contienen carbono, que existe en diferentes formas conocidas como isótopos. Las proporciones de los diferentes isótopos de carbono se ven alteradas por la relación de concentraciones de dióxido de carbono entre las células de las hojas y el entorno circundante. En plantas como el avellano, esta proporción se ve fuertemente afectada por la luz solar y la disponibilidad de agua; donde el agua no escasea, como en Suecia, la luz solar influye mucho más en la proporción. Donde hay menos árboles que compitan por la luz solar y las tasas de fotosíntesis son más altas, los avellanos tendrán valores de isótopos de carbono más altos.

Para probar si este efecto se puede observar en muestras arqueológicas, un equipo internacional de la Universidad de Oxford y la Universidad de Lund recogieron avellanas de árboles que crecían con diferentes niveles de luz en tres lugares del sur de Suecia. Luego, en el Laboratorio de Isótopos Estables de la Universidad de Oxford, analizaron la variación en los valores de isótopos de carbono de las avellanas y la relación entre estos valores y los niveles de luz a los que estaban expuestos los árboles.

Una vez establecidos estos valores de referencia, los investigadores investigaron a continuación los valores de isótopos de carbono de las cáscaras de avellana de sitios arqueológicos que también se encuentran en el sur de Suecia.

Seleccionaron fragmentos de cáscaras de cuatro yacimientos del Mesolítico y de 11 yacimientos que van desde el Neolítico hasta la Edad del Hierro (cubriendo un periodo total de alrededor de 9 mil años), algunos de los cuales habían sido ocupados en más de un periodo.

Utilizando los valores de referencia y los resultados arqueológicos, los arqueólogos ejecutaron un modelo para asignar sus muestras de avellanas a uno de tres tipos de entorno circundante: cerrado, abierto y semiabierto. Debido a que los isótopos de carbono de una avellana individual naturalmente variarán un poco de los de otras que crecen en ambientes similares, los científicos utilizaron múltiples muestras de cada sitio y evaluaron la proporción de avellanas que habían crecido en ambientes cerrados o abiertos.

Los científicos descubrieron que las nueces del Mesolítico se habían recolectado en ambientes más cerrados, mientras que las de periodos más recientes se habían recolectado en ambientes más abiertos. En la edad del hierro, la mayoría de las personas que recolectaron las avellanas muestreadas para este estudio las habían recogido en áreas abiertas, no en bosques. Sus microhábitats habían cambiado por completo.

Esto es consistente con las reconstrucciones ambientales a partir de análisis de polen, pero el análisis de isótopos se puede utilizar para visualizar un entorno local donde los registros de polen son escasos.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.