Ciudad de México. En un estadio Monumental con más de 85 mil espectadores, River Plate y Boca Juniors igualaron 1-1 en el superclásico del futbol argentino correspondiente a la séptima fecha de la Copa de la Liga.

Pablo Solari (48) puso al frente a los Millonarios mientras que Alan Medina, con un remate de billar sobre el ras del césped, igualó a los 70 minutos para los xeneizes.

El empate cortó una racha de dos victorias consecutivas de River ante su acérrimo rival, ambas conseguidas con Martín Demichelis como entrenador. Su colega Diego Martínez, en tanto, logró rescatar un punto en su debut en el partido más importante del balompié local.

Con el punto, el equipo riverplatense subió provisionalmente a la cima de la Zona A, compartida con Independiente, al tiempo que Boca permaneció fuera de los puestos de clasificación a cuartos de final de la Zona B.

“Lamentablemente se encontraron con el empate al final y no pudimos revertir. Nos vamos con buenas sensaciones, creo que hicimos un buen partido”, señaló Paulo Díaz, el defensor chileno de River que fue una de las figuras de la tarde.

El resultado fue justo, porque cada equipo tuvo sus momentos. Los Millonarios arrancaron mejor y pudieron romper el cero con un remate de Facundo Colidio que dio en el poste. Boca se recuperó y terminó dando una mejor imagen sobre el final de la primera etapa.

Empujado por su afición, River golpeó pronto en el complemento, gracias a la velocidad de Solari para escapar de su marca y definir ante Sergio Romero. El arquero xeneize tapó en primera instancia, pero el ex Colo Colo aprovechó el rebote para el 1-0, confirmado tras revisión del VAR de que estaba habilitado.

Boca parecía tocado. Sin embargo, el anfitrión desperdició un par de chances claras para aumentar y en contraposición el Xeneize no perdonó cuando tuvo su oportunidad: desborde y asistencia de Lautaro Blanco para un disparo seco y certero de Medina que venció la resistencia de Franco Armani.

Para entonces ya estaba en cancha el goleador Miguel Borja, quien, recién recuperado de un desgarro, esperó su momento en el banco. El colombiano dejó en las manos de Romero un cabezazo franco.

Edinson Cavani, no pudo incidir en el partido y prolongó su sequía goleadora — apenas tres tantos desde su llegada a Boca. El uruguayo fue reemplazado por Luca Langoni. Sobre el epílogo también ingresaron Darío Benedetto y el colombiano Frank Fabra.

 

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.