Ocoyoacac, Edo. Mex. El integrante más reciente de Chirey en México, Arrizo 8, está preparado para competir contra exponentes bien consolidados. Oferta de diseño y tecnología muy llamativa, que pusimos a prueba en este primer acercamiento.

Una ruta que comprendió desde la pista de pruebas Off Road México, en Ocoyoacac, Estado de México, hasta Valle de Bravo para contrastar el desempeño de este sedán en distintas condiciones.

Una primera etapa en la que si bien no hubo demasiado manejo en ciudad, corroboramos buenas sensaciones por calles estrechas y con baches; topes y vías con tráfico. Una respuesta óptima con marcha ágil y un trabajo de suspensión destacado.

Para los tramos de más velocidad y con espacio para liberar mayor potencia, Arrizo 8 tuvo una respuesta agradable. La transmisión de doble embrague le sienta bien y específicamente en modo sport, el lag es muy poco.

Con los modos normal y eco es más marcada la pausa inicial, aunque si se conduce de forma relajada, pasará desapercibida.

Tramos de pendientes –ascenso y descenso–, que este sedán toma con agilidad y potencia suficiente. En curvas, igualmente entrega una sensación de estar bien plantado en el asfalto. Los asientos tipo cubo dan una buena sujeción y la transferencia de peso es leve.

La aceleración de Arrizo 8 es progresiva y se atreve a encarar tramos para alcanzar los 200 km/h sin forzar el motor. A pesar de ser un vehículo grande, se mueve con gran soltura sin necesidad de exigencia mayúscula.

Previo a salir a carretera, algunas pruebas en pista ejemplificaron escenarios complicados. En un slalom, Arrizo 8 tuvo un comportamiento destacado, con un balanceo que en ningún momento dio la percepción de perder el control. Asimismo, en carretera había buena confianza para tomar trayectos con cambios de dirección cambiantes a buena velocidad.

La suspensión es unos de los aspectos que le suma mucho a Arrizo 8. McPherson al frente e independiente atrás, una combinación que arroja mucho confort y estabilidad que los pasajeros agradecen bastante.

En cuanto a las ADAS, es quizá el aspecto en el que se puede mejorar. Pruebas en distintas horas y condiciones donde algunos sensores no respondieron de la misma forma, por lo que es recomendable mantener la atención en todo momento, sin asumir que las asistencias al volante se encargarán de todo.

Haciendo la inevitable comparativa de acuerdo a experiencias previas con vehículos del segmento, una conclusión sería que la tecnología y comodidad en el interior están para competirle al resto sin problema alguno

En el aspecto de la conducción, la ergonomía del volante, los cambios de marcha sin demasiadas revoluciones, frenada concisa, dirección precisa y campo visual óptimo, son cualidades que le hacen desafiar a sus rivales.

Por diseño y precio, sin duda que pone a muchos a pensar su decisión al adquirir un sedán del segmento D. Aunque, la marca adelantó que esta es la primera versión de Arrizo 8, ya que habrá un par más, por ejemplo llegará una versión con motor 2.0 litros, que contará con mayor potencia.

Y con la buena reputación que se gestó con la Tiggo 8 Pro e+, Chirey traerá para la segunda mitad del año la variante híbrida enchufable (PHEV) de Arrizo 8, con la que competirá de lleno ante todas las versiones existentes en el segmento.

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.