Acapulco, Gro. En 2023, Alex de Miñaur consiguió en México su primer título ATP 500. Desde entonces, el australiano guarda un especial afecto por el país.

Ayer, el campeón vigente del Abierto Mexicano de Tenis alargó su romance con Acapulco y avanzó a los cuartos de final a costa de Sebastián Ofner, quien nada pudo hacer contra unas piernas prodigiosamente rápidas y servicios a más de 200 kilómetros por hora .

Cuando ven que puedo hablar español, que mi madre es española y tengo sangre latina, los aficionados se dan cuenta de que no soy el típico jugador australiano, presumió De Miñaur en un perfecto castellano, herencia de su padre, nacido en Uruguay.

Undécimo jugador de su país que accede al top ten mundial (9) y primero que lo consigue después de Lleyton Hewitt, arrolló 6-1 y 6-3 a su adversario austriaco, quien la jornada anterior dejó en el camino al mexicano Ernesto Escobedo.

Al australiano le tomó 25 minutos sentenciar el primer set y aunque en el segundo Ofner ofreció más resistencia, no fue suficiente.

Gracias por su apoyo, volveré cada año mientras me sea posible, porque aquí puedo medirme ante los mejores jugadores del mundo. Voy a poner todo mi empeño en llegar lo más lejos posible.

Con su triunfo, el tenista se convirtió en el primer monarca de Acapulco que avanza a cuartos de final en su siguiente participación en los últimos siete años. Estoy en el mejor momento de mi carrera, me está gustando mi juego y voy por más triunfos; si es en México, mejor.

Demon, como le apodan en el circuito, ha tenido un arranque de año impecable con cuatro victorias ante jugadores élite, incluidos Novak Djokovic, Alexander Zverev y Carlos Alcaraz.

De 1.83 metros de estatura y livianos 69 kilogramos, De Miñaur aspira a su octavo título ATP y lo demostró en un estadio con pocos, pero entusiastas aficionados.

No he hecho nada de otro mundo, las condiciones son un poco difíciles, pero me he mantenido sólido. Mi oponente no jugó su mejor tenis y yo me mantuve fuerte.

De llevarse el título superaría a su compatriota Nick Kyrgios, quien se coronó en Acapulco en 2019.

Sin presión

Apenas he hecho lo suficiente para llegar hasta aquí; sin embargo, tengo que mejorar mi nivel para subir al siguiente paso.

Con casi un año entre los 10 mejores de la clasificación mundial, el jugador se plantea nuevas metas.

“Viene una etapa importante, me veo con muchas oportunidades para subir en el ranking en 2024. El 2023 fue clave, pues por fin logré ser top 10 y quiero mantenerme ahí.”

El australiano le da poca importancia a ser considerado el favorito.

Ser campeón defensor no significa nada y no me genera presión, voy partido a partido.

En otros resultados, Jack Draper accedió a cuartos de final tras vencer por 6-3 y 6-0 a Yoshihito Nishioka, de Japón.

 

Compartir
2024 © México Times. Reservados todos los derechos.